¿Se complicó la llegada de Cecilia Moreau a la Presidencia de la Cámara de Diputados?

Política

El Gobierno del Frente de Todos está en proceso de reconstrucción. Aún es muy pronto para saber si el experimento tendrá resultado y abrirá una nueva etapa de mayor consolidación, o será otra iniciativa en clave “lo atamo con alambre”.
Si bien el reordenamiento interno se produjo en orden, con el silencio maduro de Daniel Scioli, de Julián Domínguez y de Silvina Batakis -y también el infantilismo esquizoide de Gustavo Béliz-, el recambio de piezas no parece tan sencillo cuando entra a tallar la oposición.
Tal es el caso del recambio en la Presidencia de la Cámara de Diputados, donde se esperaba que Cecilia Moreau reemplazara sin conmociones a Sergio Massa. Pero los “halcones” de Juntos por el Cambio parecen querer jugarle una mala pasada al proyecto oficial, arrebatándole el preciado cargo.
Mario Negri fue explícito al respecto, al subrayar que “La primera minoría elige al presidente en Diputados.” Inmediatamente, las alarmas se encendieron en el oficialismo. Ingenuamente no se esperaba una reacción de este tipo de una oposición que ha hecho todo lo que estuvo a su alcance para trabar la gestión oficial, empezando por impedir la acción de la Cámara de Diputados restringiendo el quórum.
el Frente de Todos ya tiene definido quién lo reemplazará como presidente de la Cámara de Diputados. De no mediar ningún contratiempo, el cargo quedará en manos de la diputada Cecilia Moreau.
Desde Juntos por el Cambio se había garantizado informalmente que no se pondrían piedras en la rueda para la designación de la hija de Leopoldo Moreau, quien venía desempeñándose como vicejefa del bloque del Frente de Todos que encabeza Germán Martínez. Según la interpretación del oficialismo, la diputada era la encargada de tramitar los acuerdos parlamentarios a nombre de Sergio Massa, y tenía una muy buena relación con todos los bloques.
Muy distinta es la opinión de los “halcones” de Juntos por el Cambio, que objetan su escasa trayectoria en el Congreso como para ocupar la presidencia, y hasta la caracterizan como “patoteril” y “poco templada”.
No es la opinión predominante entre las “palomas” ni dentro de la UCR institucional. Pero lo que es saludable para la política –el diálogo- no parece serlo para los “halcones” macristas, quien insisten en tensar la relación con el gobierno para profundizar la grieta. Es comprensible en términos de egos, ya que Macri sólo podría ser candidato presidencial en una Argentina devastada y profundamente fragmentada y enfrentada. Para la estabilidad democrática y escenario de moderación que necesita nuestro país, es una patada al hígado.
Negri afirmó que hasta el momento “solo hubo trascendidos” y que Juntos por el Cambio “no tiene oficialmente ningún nombre” para postular. Pero insistió: “Mi opinión es que la primera minoría elige el presidente de la Cámara.” Y agregó: “De qué manera nos vamos a comportar ese día lo vamos a resolver el lunes en una reunión del interbloque. La idea es que todos tengamos una posición común”. En la práctica, el devaluado legislador salió a aguar el asado sin tener nada concreto entre manos.
Así las cosas, el martes sabremos si, una vez más, los “halcones” arrastran a las “palomas”, o éstas son capaces de mantener su independencia de criterio.
En caso de ser elegida, por primera vez en la historia argentina dos mujeres presidirían ambas cámaras legislativas. ¿Será?

 

(Fuente: Realpolitik.com.ar)