La ambición de poder de Gerardo Zamora sigue provocando tragedias

Política

Este miércoles por la tarde Gerardo Zamora y sus acólitos organizaron una caravana proselitista de cara a las elecciones municipales en La Banda del próximo domingo 7 de agosto. No se reparó en gastos. Como siempre se ofrecía dinero a los vecinos para asistir, además de chapas, colchones, bolsines de mercaderías y promesas de planes o empleos públicos. A los que se niegan se los amenaza con la pérdida del trabajo propio o de sus familiares, e incluso con acciones y agresiones físicas. Nada nuevo. El mismo repertorio de siempre que despliega la ambición de conservar el poder del gobernador santiagueño. El que aplicaba el Tata Juárez y tantos otros políticos de baja catadura moral.

Si embargo, en esta ocasión hubo una novedad. Fatídica, Espeluznante, que le costó la vida a una adolescente. Un camión de Vialidad Provincial que participaba del acto partidario arrolló a una niña y le quitó la vida. Sin embargo, aún ante la gravedad de lo sucedido, la celebración siguió como si no hubiera pasado nada.

El momento fatídico

 

 

Y lo que es más grave aún, se le ofreció a la madre de la criatura 5 litros de combustible para su moto y un Plan Asistir para que cerrara la boca y se convirtiera en cómplice del homicidio.

En vano, los asistentes intentan salvar a la niña

 

El arma del crimen -un camión oficial de Vialidad Provincial, permite comprobar una vez más cómo Zamora utiliza fondos y recursos propios para sus fines personales-

Para la ambición sin límites del gobernador, la vida humana ajena tiene escaso valor, o tal vez ninguno, tal como quedó demostrado esta tarde.

Sin darle importancia al asesinato, el Gobernador Gerardo Zamora sigue con la fiesta

 

Por más que los vecinos se vean obligados a participar en sus puestas en escena, ya sea por temor o por interés, el repudio y el cansancio que genera Zamora ha conseguido que la mayoría «no lo soporte más». Zamora perdió el respeto de sus comprovincianos. Se ha convertido en una figura autoritaria y odiada.

La víctima es maltratada en el traslado al Hospital

 

Gerardo Zamora no sólo ha perdido el respeto de los santiagueños. Tampoco en el Instituto Patria le atienden el teléfono. Han comenzado a verlo tal como reamente es.

 

Las pocas encuestas que maneja el propio oficialismo anticipan que este domingo comenzará a liberación de una provincia, a partir del valor y la decisión del municipio de La Banda.

Esa esperanza tienen nombre y apellido: Eduardo “Chabay” Ruiz. Un ciudadano querido y respetado de verdad, que ha sufrido persecuciones, anulación de sus derechos, agresiones personales y proscripciones. También su familia ha sido víctima de torturas, golpizas y amenazas de todo tipo. Pero aún así sigue en la lucha por la libertad de un pueblo que lo ha consagrado reiteradamente como intendente y legislador, antes de que la mano de hierro de Zamora tomara como rehén a su provincia.

En las elecciones del domingo 7 podría quedar demostrado que las torturas, los atropellos, el caso Marito Salto, los secuestros a los que piensan diferente a Gerardo Zamora finalmente encontrará justicia. No la de un Poder Judicial provincial que es rehén del gobernador. Una Justicia Divina.

La muerte de esta niña aporta una razón más para que los vecinos de La Banda tomen conciencia del infierno a que los someten Zamora y sus secuaces.

!La vida humana es muy valiosa y no puede estar al servicio de la ambición personal de una persona que se
quiere perpetuar en el poder a cualquier precio!