La Geopolítica como una respuesta necesaria

Opinión

Por Ezequiel Beer

El largo conflicto bélico entre Rusia y Ucrania asemeja un mapeo mundial que a claras vistas contorna dos ejes bien diferenciados.
A saber, Occidente absorbido por los continentes europeos y americanos versus Oriente integrado por Rusia, China y un paréntesis político signado por India.
La “retribución “putiniana a Europa está a las vistas lo que ha puesto en emergente si las políticas europeas pro rusas no han sido decepcionadas a la luz de los acontecimientos y por la realidad energética efectiva que ha obligado a una profunda reconversión económica en el marco de un proceso inflacionario de escala mundial que agrava la situación recesiva previa.
Estamos a las claras en un marco estanflacionario cuya duración ningún economista serio anuncia cuando y como será su fin.
Para ello podríamos agregar la sigilosa intensión china de perpetrar su poder sobre Taiwán en el mediano plazo lo que abriría consecuencias aun peores de las que actualmente estamos vivenciando.
El anuncio o pedido de paz por parte de China hacia en el conflicto en cuestión indica que la aventura ucraniana ha sido solo generara desde Moscú lo que pone en debate si estamos en presencia o no de un choque entre Oriente y Occidente o si es solo la ilusión de un líder de reestablecer las antiguas fronteras de la Unión Soviética.
Los últimos años se ha presenciado el lanzamiento reiterado de un nuevo grupo de países asociados BRICS pero quizás el quiebre geopolítico ha puesto sobre la lupa si países de la talla de India o Brasil estarían dispuestos a compartir una asociación económica y quizás política con un país netamente invasor como lo es Rusia.
Pues si bien ha mermado la presencia de los EEUU a nivel mundial todavía su injerencia política es relevante en la escena mundial.
La Geografía no permite mentir.
Brasil y por otro tanto la Argentina integran el Continente Americano al igual que los EEUU que en estos últimos meses ha tenido una llamativa presencia con el arco político local.
Sin dudar la figura clave es el Super Ministro Sergio Massa de acreditadísimas relaciones tanto con el Partido Demócrata como el Partido Republicano y por ende con el Departamento de Estado y la Comunidad Judía Estadounidense.
Ese sin dudas es el trípode que está sosteniendo la delicadísima situación del país y que permite poner en cuestión si los distintos acuerdos argentino- chinos y rusos no son materia de polémica y objeción.
En breve tiempo sabremos si Lula será el próximo presidente brasileño y como puede orbitar al interior de la política argentina si puede dar oxigeno a una candidatura presidencial de CFK o si un delfín de su entorno pueda alzarse con la candidatura con o sin pre elección PASO.
Lo cierto es que el conflicto reciente ha puesto una mirada retrospectiva de la diplomacia norteamericana hacia una comprensión distinta sobre el Peronismo y el Sindicalismo que puedan dar un ancla de estabilidad interna algo que para ellos es de suma relevancia.
El país del norte hace tiempo ya ha establecido un retiro en los conflictos mundiales y una retracción al interior del continente americano capaz de proveer los recursos estratégicos fundamentales para el desarrollo de las próximas décadas.
De allí también la mirada de otras potencias hacia el sur dado que las propias condiciones de sus terruños ya surten los efectos de una Naturaleza inapelable.
La Geopolítica ya hace años ha dicho presente desplazando los análisis globalizantes siendo en realidad sus efectos la disparidad social y la concentración económica.