Candidaturas del Frente de Todos. ¿Axel a la presidencia e Insaurralde a la Provincia de Buenos Aires?

Política

 

 

Llamó la atención que este domingo Martín Insaurralde, Jefe de Gabinete Bonaerense, saliera a sumarse a la movida desesperada de alrededor de 20 agrupaciones cristinistas nucleadas en el espacio «La Patria es el otro» que salieron a instalar un “operativo clamor” –otro más- por “Cristina 2023”.

Mucho más llamativos fueron los argumentos que utilizó, calcados de los expresados por el “Cuervo” Larroque un día antes: “El peronismo no puede pensar en candidaturas hasta no romper la proscripción a Cristina”.

No es secreto para nadie la alianza que mantiene el Jefe de Gabinete con Máximo Kirchner desde hace tiempo. Lo sorprendente fue que se sumara a una convocatoria hasta ahora exclusivamente ultra-crisitinista, apropiándose de su discurso.

Claro está que, hasta ahora se desconocían las razones últimas de esta decisión. En los últimos días Cristina y “Lula” Da Silva hablaron, y mucho, sobre la alianza estratégica entre ambos países y la necesidad de que el Frente de Todos consiga imponerse en las presidenciales de este año para profundizarla. No sólo hablaron de proyecto, sino también de candidaturas. Y en este punto el mandatario brasileño le habría manifestado que, para llevar adelante ese programa en común resultaba indispensable que ocupara la presidencia alguien que oficiara como el “alter ego” de la Vicepresidenta. Inmediatamente hubo coincidencia en las razones y el nombre: nada menos que el del Gobernador bonaerense, Axel Kicillof.

Cuando Axel fue informado de la decisión no tuvo ocasión de objetarla, pese a que reiteradamente venía afirmando su voluntad de postularse a la reelección en la Provincia de Buenos Aires. Un objetivo factible según las encuestas.

¿Cómo se completaría la ingeniería electoral? Postulando a Insaurralde como sucesor de Kicillof. De este modo el Frente de Todos se garantizaría la participación activa de los intendentes, y la Cámpora –por su alianza con Máximo- obtendría lugares clave en la administración provincial, contratos y cajas estatales.

Desde hace mucho tiempo Cristina estaba esperanzada en que una victoria de “Lula“ permitiría potenciar a su propio espacio. Pero nadie esperara que fuera tan pronto.