• 27/05/2024 21:09

«Un criminal disfrazado de intelectual» y su desagradable compañía

Nov 8, 2023

Sabido es que Victoria Villarruel, la candidata a vicepresidenta de Javier Milei, tiene una sólida relación con los genocidas argentinos, y que reiteradamente manifestó su condición de negacionista y reivindicadora de la Dictadura Cívico Militar.
En los últimos días, salieron a la luz varios mensajes publicados por la candidata en el pasado en las redes sociales, que expresan su apoyo por la sexualización de la niñez, la pedofilia, la transfobia y la discriminación. Sus mensajes implican violentos ataques a las trans, los pelados, los diabéticos y los niños pobres.
«Pobres, medio analfabetos pero sabiendo como hacer sexo anal desde la niñez…», sentencia en una de sus publicaciones de Twitter de 2018, en momentos en que el BID había entregado al gobierno de Mauricio Macri en 2018 financiamiento por US$ 200 millones para el “Programa de Apoyo a Políticas de Igualdad de Género”. Villarruel mostró así su total disidencia con el destino de esos fondos.
Tampoco escapó a su homofilia el colectivo LGTBI, personalizado en la figura de la conductora Lizy Tagliani. «La épica de cotillón de estas minas nos cansa hasta a las mujeres. Y todo bien con Lizy pero no es mujer. Cortemos con contradecir a la ciencia y la biología para ser progres o políticamente correctos», enfatizó el 13 de enero de 2019.
En otra publicación, Villarruel hizo una descalificadora comparación entre pedófilos y el gobierno nacional. «El Gob + corrupto d la historia argentina modificando el Código Civil y el Procesal Penal, no quieren poner a pedófilos cuidando orfanatos?». El argumento es muy similar al que utilizó Javier Milei para que comparar al Estado con «un pedófilo entrando a un jardín de infantes con los niños encadenados y bañados en vaselina».
Finalmente, la candidata de LLA ataca a las personas peladas y convoca a hacerles bullyng. «No salgo con pelados», afirma taxativamente, y les recomienda fundar un «gremio de pelados heridos».
Días atrás, Villarruel salió a desmentir un mensaje que se le atribuía y que fue borrado en el que afirmaba que había que eliminar el subsidio a la compra de insulina para diabéticos.
Este martes, el prestigioso periódico The Guardian publicó una carta firmada por más de 100 reconocidos economistas internacionales, entre los que se incluye el francés Thomas Piketty, en la que pronostican que la elección del «ultraderechista Javier Milei» podría ser «un desastre» para la Argentina. Y a continuación lo define como «Un criminal disfrazado de intelectual».
En la misma publicación, Juan Cruz Díaz, Director de la sede argentina del Cefeidas Group, define a Milei y su eventual gobierno como “un abismo”.
El economist indio Jayati Ghosh, por su parte, sostiene que un gobierno de Milei “podría hacerle un profundísimo daño a la Argentina y traería el infortunio a todo el continente.”
“No solo generaría un caos social la aplicación de sus propuestas de extrema derecho, sino que también crearían un caos económico que sentenciaría la declinación pública y privada.” continent”, concluye.
Sobre las consecuencias de las políticas de Milei, y sobre el propio Milei, el juicio de intelectuales y economistas a nivel internacionales es unánime: «Un criminal disfrazado de intelectual».
Villarruel, en cambio, no ha llamado todavía su atención. En vista de sus publicaciones y posicionamientos públicos, ¿cómo cabría calificarla?