• 07/07/2024 13:41

Elecciones en la CABA, JxC y el factor Santoro

Ago 5, 2023

Las elecciones en la CABA presentan un apasionante dilema al que se le presta escasa atención. Las encuestas, que han perdido toda su credibilidad en los últimos años, coinciden en presentar un escenario complejo, con alrededor de 24 puntos para Jorge Macri, alrededor de 20 para Leandro Santoro, y Martín Lousteau y Ramiro Marra alrededor de 17 puntos. Y si bien no resultan demasiado confiables, demarcan el tablero para el diseño de las estrategias electorales.
Por el lado de Jorge Macri el rumbo siempre ha estado claro: asociar a Martín Lousteau con su pasado cristinista y su autoría de la Resolución 125, para descalificarlo frente al electorado visceralmente anti-peronista. Del lado del radical, la argumentación pasa por su parentesco con Mauricio Macri y la connivencia de la Justicia Electoral para permitir la presentación de su candidatura, evidentemente floja de papeles. Marra, por su parte, se lleva a los liberales más intensos, que objetan el “estatismo” y el “populismo” de los 16 años de gestión del PRO en la Ciudad.
Impensadamente, Leandro Santoro se ha convertido en un factor determinante para el comportamiento político de los porteños y un dilema complicado para los diversos sectores que componen el universo de la UxP local. Una verdadera paradoja.
La cuestión se plantea en los siguientes términos: Santoro tiene un ADN incuestionablemente alfonsinista, que lo acerca como a ningún otro a Martín Lousteau. El histórico líder de “los irrompibles” porteños, adicionalmente, ha sido crítico letal del cristinismo y luego hizo unas paces precarias, pero siempre se mantuvo más próximo a Alberto –otro alfonsinista confesor- que a Cristina durante los últimos cuatro años. Por este motivo no es refractario para el voto de un radicalismo anti-peronista que todavía refunfuña ante la sociedad con el macrismo-bullrichismo.
Planteadas así las cosas, la escalada de agravios y de denuncias cruzadas en la interna de JxC, con una posterior victoria de Jorge Macri en la interna de JxC le abre a Santoro la posibilidad de “pasar la ambulancia” dentro del electorado radical porteño. Sin embargo, esta hipótesis preocupa –y mucho- al peronismo de la CABA, que debería aceptar la consagración del liderazgo interno de un extrapartidario.
Es por esta razón que, aunque no se lo admita en alta voz, buena parte de la dirigencia peronista porteña desliza la posibilidad de votar a Lousteau en las PASO del PRO, ya que Santoro no tiene competencia, con el argumento de que así estallaría el partido fundado por Mauricio Macri y se pondría término a sus 16 años de hegemonía local. Este escenario liquidaría las chances del “irrompible” Santoro, y permitiría que el tradicional acuerdo entre el PJ y el oficialismo porteño se mantuviera sin alteraciones.
El candidato radical de UxP lo tiene en claro, y por eso apunta sus cañones contra JxC sin distinción, poniendo en la misma bolsa a Jorge Macri, a Lousteau, a Macri, a Bullrich y a Rodríguez Larreta. No lo hace porque necesariamente piense que sean lo mismo, sino porque necesita conseguir que su universo de votantes se disgregue, participando de la interna de JxC en las PASO.
De este modo, las PASO del 13 de agosto adquieren características inéditas. Lousteau tiene como rivales tanto a Jorge Macri como a Leandro Santoro. Al primero por los votos de JxC; al segundo, por un pretendido “voto útil” del panperonismo. Por su parte, el radical “irrompible” afronta su propia interna pero no ya dentro de su coalición, sino para tratar de retener los votos propios.
La resolución de las elecciones porteñas es mucho más compleja de lo que se admite y está directamente relacionada con lo que pase en la interna de JxC. Si el que se impone es Jorge Macri, Leandro Santoro podría aspirar a ver incrementado su caudal de votos en las generales. Si el que se impone es Lousteau, queda la duda de lo que pasaría con los votos del primo de Mauricio: ¿quedarán en JxC, o se irán con el libertario Marra?
Y, todavía, queda otra alternativa posterior sobre la mesa. Si no hay victoria en primera vuelta, y debiera llevarse a cabo un ballotage entre Jorge Macri y Leandro Santoro, ¿adónde irían los votos de Marra y de Lousteau?
Sin lugar a dudas, estas elecciones porteñas resultan mucho más apasionantes y complejas de lo que se admite en los medios. Para desesperación de Mauricio.