• 27/05/2024 22:44

El schiarettismo destruyó a Patricia Bullrich

Sep 6, 2023

Patricia Bullrich, como en el tango “Malena”, “Se pone triste”, y niega sistemáticamente la realidad. Ha tratado en vano de borrar de la memoria de los argentinos su participación como combatiente montonera en los años de la lucha armada. Quisiera también que nadie recordara que formó parte de la célula que asesinó a su propio tío durante el secuestro de los hermanos Born. Se desentiende de su condición de Ministra de Trabajo de un gobierno terminó disponiendo el Estado de Sitio que le costó la vida a casi cuatro decenas de argentinos y hundió a la Argentina en una nueva catástrofe socio-económica. Tampoco recuerda su antigua amistad con “Lilita” Carrió, ni quiere que le cuestionen el asesinato de Maldonado ni los múltiples operativos represivos que ordenó como Ministra de Seguridad de Mauricio Macri. A “Cali” ya no le queda ni la “voz templada” del tanto. El problema es que su negación de la realidad siempre se asocia con su natural inclinación hacia la violencia y la muerte.
También cayó en la cuenta de que su operativo de seducción de Mauricio Macri fracasó. El ex presidente no la ha convertido en su candidata y, para peor, prefiere a su “hijo adoptivo” Javier Milei. La ex guerrillera, enfurecida, decidió tomar distancia de Mauricio Macri para tratar de construir su propio liderazgo. Llegó la hora de “matar a su padre” en el PRO. Pero no sólo eso, también advirtió que fue un error dejar fuera de JxC a Juan Schiaretti, que hubiera aportado un 6% de los votos, perdido en la interna y quedado obligado a apoyar su candidatura.
Prescindiendo de sus actitudes pasadas y sin hacerse cargo de que las decisiones tienen sus consecuencias, ahora también pretende que el cordobés baje su candidatura para respaldar la propia. En el schiarettismo cayó pésimo, y el encargado de responderle fue el diputado Carlos Gutiérrez, quien destruyó su desempeño como ministra y se espantó del pasado de “Cali”.
Para el legislador nacional por Córdoba, el historial político de Bullrich es «vergonzoso». Su desempeño como funcionaria de dos pésimos gobiernos no la habilita a presentarse como solución para los problemas argentinos. Ambas gestiones, para Gutiérrez, «hicieron tan mal las cosas que volvió CFK».
También recomendó que los políticos que visiten Córdoba deberían enfocarse en la realidad de la provincia y reconocer la importancia de Córdoba como motor productivo del país. E inmediatamente convocó a los líderes políticos a ser «serios por única vez» y a considerar a Juan Schiaretti como una opción viable para liderar el país, habida cuenta de los éxitos de sus gestiones y su experiencia como gobernador de la provincia más importante del interior.
Gutiérrez le recordó a Bullrich que tanto el kirchnerismo como el macrismo fracasaron en sus intentos de someter a Córdoba debido a entidad política sus líderes, José Manuel de la Sota y Juan Schiaretti. Y finalmente aseguró que el candidato presidencial cordobés es el único que podría sacar a Argentina de su «permanente crisis». Un «hombre de gestión, con experiencia», “para enfrentar los desafíos actuales”, concluyó.
A Patricia, todas sus movidas parecen volvérsele en contra.