• 12/07/2024 21:06

Milei, Mondino y el doble discurso sobre Malvinas

Sep 13, 2023

Javier Milei sigue apostando a su juego de contradicciones que, hasta ahora, le ha dado muy buenos resultados. Al referirse a su súbito viaje a los EEUU, que había sido presentado como un tour de reuniones con empresarios internacionales, ofreció una explicación muy diferente: »Me fui a Miami a pasar el Shabat ¿Cuál es el problema de que haga un viaje espiritual?»
De este modo, también desarmó la especulación de que, en realidad, había ido a reunirse con Donald Trump. «Se viene la foto Milei-Trump», había anunciado en sus redes sociales la referente de los Republicanos en la Argentina, Virginia Tuckey. Milei ha reiterado que quiere convertirse al judaísmo y ahora insiste en que su viaje está vinculado con esa determinación.
Pero la saga de confusiones y dobles discursos no quedó allí, sino que también se refirió a las polémicas afirmaciones sobre Malvinas de quien presentó como su canciller, Diana Mondino, en caso de llegar al gobierno, quien aseguró al diario británico The Telegraph que «los derechos de los isleños serán respetados».
El libertario salió a corregir esas certezas, que habían sido interpretadas como una resignación de la soberanía argentina a manos británicas. «Las Islas Malvinas son argentinas, a la soberanía no se renuncia, pero también es cierto que hubo una guerra en la cual nosotros perdimos», explicó. Y aclaró que: «Lo que nosotros proponemos es una solución para que las islas vuelvan a la Argentina y tratar de ir a un acuerdo con Inglaterra como el que hizo China con Hong Kong, después de un determinado momento las islas vuelvan a Argentina. Para eso debe haber acuerdo pero no se puede desconocer la posición de aquellas personas que viven en las islas».
Las ambigüedades que revisten la mayoría de las propuestas de Milei, sus afirmaciones sobre comercialización de órganos y de menores o su anticipo de que recurriría a prácticas plebiscitarias autoritarias para esquivar a un Congreso Nacional en el que estaría en crítica minoría, por no hablar también de sus proyectos para eliminar el Banco Central o promover una dolarización sin dólares han encendido las alarmas a nivel internacional. Para The Economist, el candidato libertario «representaría un peligro para la democracia a pesar de sus credenciales neoliberales». Bloomberg Economics, por su parte, sostuvo son «inviables» sus propuestas y lo definió como «populista».
La disonancia interna dentro del campo libertario sobre el tema Malvinas se agrega ahora a esas controversias permanentes a las que ha elegido apelar La Libertad Avanza como sesgo de su campaña. Como en el resto de los casos, nunca termina de quedar en claro quién dice la verdad y quien está vendiendo humo. Lo único claro es que la contribución a la desorientación general hasta ahora le ha resultado muy redituable y le ha permitido manipular la agenda pública y mantener al borde del ataque de nervios a sus contrincantes.