• 11/07/2024 14:00

Juntos por el Cambio y la «Conspiración de Milei»

Sep 13, 2023

El Ministro Sergio Massa anunció el envío del Presupuesto 2024, tal como lo dispone la legislación vigente. Inmediatamente Javier Milei hizo una solicitud pública para que esa presentación se postergue, ya que sino el próximo gobierno –al que aspira acceder- debería manejarse con una herramienta económica ajena, pero su solicitud cayó pésimamente en Juntos por el Cambio, que en su dificultad para posicionarse de cara a las elecciones generales, interpreta todo anuncio o planteo público en clave conspirativa.
“Nosotros enviamos una nota al Congreso junto a Victoria Villarruel pidiendo un aplazamiento en el tratamiento del presupuesto, porque este Gobierno el 10 de diciembre se va y no puede ser que deje determinada la política fiscal del próximo Gobierno. Está claro que van a perder las elecciones, es lo más probable”, anunció Milei.
Desde la óptica de JxC, la posición adoptada por el libertario implica un apoyo tácito a Sergio Masa, ya que lo eximiría de tener que presentar antes de las elecciones números equilibrados y el recorte de subsidios que reclama el FMI, al tiempo que pondría bajo la lupa sus medidas para recomponer los ingresos ante el avance de la inflación. Si Massa se viera obligado a presentar un presupuesto con un alto nivel de ajuste, su campaña se pulverizaría y perdería la mayoría de sus respaldos electorales.
Si bien para el ministro lo mejor sería que el pedido de Milei pudiera concretarse, la Ley de Administración Financiera y de los Organismos de Control del Sector Público Nacional dispone en su artículo 26 que el Poder Ejecutivo debe presentar el proyecto de Presupuesto Nacional antes del 15 de septiembre de cada año. Una regla que viene cumpliéndose con regularidad desde su puesta en vigencia.
Claro está que, si bien la norma dispone una fecha tope para su presentación, el Congreso no tiene un plazo específico para su aprobación. De este modo, perfectamente podría aprobarse, rechazarse o modificarse después de las elecciones generales o el ballotage. El problema se le plantea al ministro-candidato, quien se ve obligado a mostrar su juego en caso de llegar a la presidencia en el tramo decisivo de la campaña electoral y lo pondría en la mira pública, sobre todo en caso de que el presupuesto incluya drásticas medidas de ajuste.
Ante la propuesta de Milei, el gobierno se puso a analizar su viabilidad, lo que motivó que desde Juntos por el Cambio inmediatamente se levantaran críticas desaforadas, denunciando un acuerdo entre Massa y los libertarios. Esta reacción provocó la drástica respuesta de Milei: “¿Qué me vienen a hablar a mí de los acuerdos con Massa si ellos tienen acuerdos con kirchneristas?”.
No es una cuestión aleatoria. Y, ante la mínima diferencia de votos obtenidos en las PASO por las tres fórmulas en competencia, en los próximos días no dejará de levantar polvareda.