• 22/04/2024 19:53

Bullrich sigue apostando a la violencia. Afirmó que se viene “la batalla final” y que las elecciones serán “la Batalla de Normandía”

Sep 23, 2023

Patricia Bulrrich decidió “morir con las botas puestas” e insistió con su discurso de promoción de la violencia en la sociedad argentina para confrontar con Javier Milei. La candidata presidencial de Juntos por el Cambio, consciente del drenaje de votos que le propina el libertario destacó su inexperiencia, y utilizó una metáfora sobre la Segunda Guerra Mundial para ejemplificar la competencia entre ambos. «Cuando ya estamos desembarcando en Normandía, no nos vamos a correr para que gobierne un grupo nuevo».
Sin medias tintas, Bullrich convocó a «romper este intento de que la gobernabilidad esté presa de un núcleo de poder mafioso. Esa es la batalla que tenemos que dar», en un Encuentro del Grupo Libertad y Democracia en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires realizado este viernes.
“Estamos frente a la última batalla. Las dimos todas»-caracterizó. E insistió que, a diferencia de La Libertad Avanza, explicó que Juntos por el Cambio es una «fuerza política con experiencia y capacidad de habernos mirado (internamente) y modificar para esta gestión» lo que fuera necesario.
Bullrich no nombró a Milei, pero le dedicó la metáfora bélica que articuló su alocución. «Es la batalla final. Cuando ya estamos desembarcando en Normandía no nos vamos a correr para que un grupo nuevo, que tiene derecho pero que no va a tener la espalda, el coraje, el temperamento, la fuerza y la decisión de decir basta, intente llegar al Gobierno. Si esto es así, este poder (por Unión por la Patria) vuelve rápido», pronosticó.

Y volvió inmediatamente a su caracterización del presente proceso electoral como una “guerra”. «No vamos a parar este desembarco que estamos haciendo. Vamos a lograr que en Argentina no solamente ganemos las elecciones sino la pulseada por que el poder deje de ser mafioso y feudal, que le extrae a la gente todo».
Un día antes, el jueves, Bullrich, prometió que el Puente Pueyrredón «va a dejar de ser el lugar del piquete» si es elegida presidenta, en un acto que compartió con Jorge Macri. Ese sería un «punto especial» en el que ubicará «a las fuerzas federales» para evitar manifestaciones.

Y volvió sobre el mismo ítem un rato más tare en la localidad bonaerense de Bernal, en el que insistió sobre la existencia de «un sistema de poder» en el Estado que «dejó indefensos a los médicos, docentes, jubilados, policías y fuerzas armadas».
Un rato más tarde, en la Plaza Paseo de las Artes de Avellaneda, reiteró que «El Puente Pueyrredón va a dejar de ser el lugar del piquete para ser lo que siempre ha sido, un puente que une la ciudad de Avellaneda con ciudad de Buenos Aires».

Bullrich anticipó también que, en caso de imponerse en las presidenciales, trabajará con «las fuerzas federales» y «con el Gobierno de la Provincia, de la Ciudad y las intendencias para recuperar esta zona».
«Que vuelva a tener resplandor para que todos los ciudadanos que viven en el sur no estén discriminados en su trabajo y que la gente pueda circular con libertad», concluyó.
La candidata presidencial de JxC no consigue despegarse de su pasado como “montonera” al momento de analizar la política argentina. Pese a que niegue sus antecedentes, se le filtran en cada una de sus alocuciones. ¿Será la guerra civil el futuro anhelado por nuestra sociedad, o ese discurso es la explicación de su decepcionante resultado –hasta ahora- en la actual contienda?