• 22/04/2024 20:34

Fuego contra fuego

Mar 16, 2024

La decisión de la vicepresidenta, Victoria Villarruel, de habilitar la discusión sobre el Mega DNU en el Senado que terminó con su rechazo hizo explotar aún más una interna que ya venía estallada. En el entorno presidencial, las agresiones y descalificaciones se fueron de control. Allí se condenan “los delirios de Victoria” y se la acusa de formar parte de un complot político con “la casta” para voltear al presidente
Karina Milei la trata como una “trepadora”, y Javier Milei como “traidora» e «infiel». La vicepresidenta, por su parte, denomina a “El Jefe” como “la tarotista”, compartiendo el apodo utilizado por su ¿socio? Mauricio Macri.
Cuando Villarruel decidió que ya no podía seguir oponiendo resistencia a los pedidos de convocatoria de sesión para su tratamiento, a riesgo de ser objeto de un juicio político –que, por otra parte, está al caerle a Milei-, Santiago Caputo activó el “ejército de trolls libertario” contra la Vice, a través de los “tanques” pagados por la AFI, que, fiel al estilo misógino de mandatario, apuntaron a develar sus supuestas preferencias sexuales.

El conflicto entre el presidente y la vice viene de los tiempos de la campaña, cuando Milei decidió quitarle el control de las áreas de Seguridad y de Defensa que había acordado, para entregárselas a Patricia Bullrich. Inmediatamente Vicky hizo su propio acto público diferenciado, con agrupación, banderas y militantes propios, y se acercó a Mauricio Macri, enfrentado con la ex “Pîba” montonera. Tan fructífera fue ese acercamiento que el ex presidente le consultó si estaba dispuesta a suceder a Milei en caso de que dejara de ser presidente. Poco después, el actual presiente la mandó a la platea en su acto de asunción, rompiendo todos los protocolos existentes.
Por esta razón, al conocerse la decisión de convocar a sesión en el Senado, en Olivos se enfurecieron: “Nos quiere boicotear”, aseguraban. Este gobierno es bastante lento de reflejos para entender la lógica parlamentaria. En cambio Villarruel difundió un video tras del rechazo del DNU, en el que asegura que “Mi compromiso con Argentina y Milei es inclaudicable. Desde el momento en que me pidió que lo acompañara como diputada, y luego en la fórmula presidencial, nosotros sabíamos a los que nos enfrentábamos'».

Pero, además, dijo otras dos cosas muy importantes: que no pretendía ser Cristina, para seducir al electorado gorila recalcitrante, y que “El Senado es la Casa de las Provincias y es un poder independiente de la República Argentina.”, adoptando una lógica institucional que se ubica en las antípodas de la del presidente.
De este modo, quedó como la cara civilizada de un gobierno de alienados, acorde con el plan sucesorio acordado con Mauricio Macri.
Victoria dio un paso adelante, mientras que Milei no deja de recular.