• 06/07/2024 10:17

Un tema que preocupa: la salud mental del presidente

Abr 1, 2024

Si bien las preocupaciones sobre el estado de salud mental de Javier Milei vienen incrementándose desde que apareció en los medios de comunicación, la entrevista que brindó a Andrés Oppenheimer (periodista argentino radicado hace varias décadas en Miami) para el programa “Mirador Mundial” de la cadena norteamericana CNN, encendió todas las alarmas.
En un tramo del reportaje, el presidente argentino explicó su rutina: «Me levanto, me subo al carrito de golf y me voy a ver a mis hijitos de cuatro patas. A Conan, Milton, Robert, Lucas y Murray. Estoy con ellos aproximadamente una hora, luego vuelvo, me baño y me pongo a trabajar. Es mi forma de relajarme”.
Aunque resulte difícil de creer, Milei confirmó públicamente que todos los días juega con su perro Conan, fallecido hace 7 años. Y no se quedó en eso: también le hizo un canil en la Quinta de Olivos. ¿Habla y juega todos los días con un perro muerto al que le construyó su vivienda? Este es el sujeto que está destruyendo al Estado y a la sociedad argentina con absoluta falta de empatía y desprecio por las instituciones, el sufrimiento ajeno y todo lo que no se amolde a sus afiebradas tribulaciones solitarias.
Milei le explicó a la CNN sin alterarse, como si fuera absolutamente normal, su rutina con los cuatro clones de Conan –fallecido en 2017- y el fantasma canino. A falta de explicación cient{ifica sostenible, queda en claro que nos encontramos ante un caso de manifiesta insanía, que ya sería preocupante en cualquier sujeto de a pié, pero en el caso de quien dependen casi 50 millones de argentinos resulta inadmisible.
Las declaraciones de Milei que denotaron la gravedad de su estado psiquiátrico fueron comentadas con ironía en los medios. Carlos Maslatón, ex compañero de ruta de Javier Milei, posteó en X: “Son buenas declaraciones del presidente. Me puso contento saber que su gran perro Conan vive, porque versiones mal-intencionadas lo daban por muerto para perjudicarlo en su gestión. Pascua de Resurrección”.
El referente nacionalista César Biondini, por su parte, retwitteó una nota periodística de El Tribuno en la que se recuerda que, al imponerse en las elecciones presidenciales, Milei le dedicó la victoria a su perro muerto Conan, completando el posteo con la siguiente reflexión:”Milei confirmó que juega con el perro Conan, fallecido en 2017, y hasta le hizo un canil en la Quinta de Olivos. Ante la CNN explicó con total normalidad su rutina con los cuatro clones y el fantasma canino. Si esto no se explica de alguna manera, como que haya otro clon desconocido hasta ahora, definitivamente hay un caso de manifiesta insanía.”
En realidad, Milei no sólo le dedicó su victoria sino también en reiteradas oportunidades aseguró que es su principal asesor, y que la relación se ha tramado a lo largo de miles de años. Lo increíble del caso es que no se activen resguardos institucionales inmediatos para poner a salvo a la sociedad argentina de un sujeto con este nivel de desequilibrio.
Reiteradamente ha trascendido que existe un informe médico oficial devastador sobre el cuadro psiquiátrico presidencial, aunque hasta ahora todos han mirado para otro lado.
La entrevista a la CNN ha proyectado la insanía de Milei a nivel internacional. ¿Motivará esto la reacción de los poderes públicos para desplazarlo de su cargo y disponer su tratamiento especializado, o seguiremos quedando a expensas de un sujeto de estas características? Los resultados económicos y sociales de sus primeros 100 días de gobierno son una pálida muestra de hasta dónde podría llegar la destrucción de la Argentina bajo su autoridad. No es posible seguir mirando para otro lado.