• 12/07/2024 21:47

Internismo sin fin ¿Qué hacer con Sturzenegger?

Jun 18, 2024

 

Javier Milei no sabe qué hacer con Federico Sturzenegger. Está preso de su anticipo de que, tras la aprobación de la Ley Bases, lo designaría como ministro. El problema es que la nueva cartera que iba a crear tendría incidencia sobre todas las áreas de su gobierno, generando choques con los ministros en funciones. Sobre todo con “Toto” Caputo, quien cuenta con su primo Santiago, uno de los tres popes de la gestión actual, junto a los hermanos Milei.

Tal como lo definió alguien que lo conoce muy bien, Sturzenegger es “un jarrón chino”. Llama la atención, nadie sabe dónde ubicarlo, y si se rompe los pedazos saltan para todas partes. El problema es que su paciencia se está agotando, y este fin de semana salió a poner presión un economista muy próximo a él, Fausto Spotorno, quien sin amagues afirmó que la «nueva etapa» necesita a Sturzenegger como ministro, y dio a entender que debería ocupar el lugar del “Toto” Caputo, ya que, concretado el grueso del ajuste, la economía argentina debe entrar en una nueva etapa más sofisticada, que excede las capacidades del actual titular de la cartera.

«Una vez que tengas niveles de inflación global, tenés que pensar en temas más complejos, como ganancia de competitividad y productividad, mayores exportaciones. Pensando en desregulaciones y otras cuestiones a largo plazo, Milei tiene otro economista de fuste que es Federico Sturzenegger», sostuvo Spotorno, quien además es asesor del presidente.

Pero este cambio no resulta tan sencillo, ya que “Toto” y Santiago Caputo son el eje del gobierno actual, mal que le pese a Sturzenegger, quien desprecia los méritos del ministro de Economía y asegura en privado que los primos son sólo instrumentos descartables de la coyuntura.

Para responder a las críticas sobre su limitada formación, “Toto” Caputo sumó el viernes pasado al macroeconomista chileno José Luis Daza como viceministro de Economía. «Daza está en condiciones de armarle a Caputo el plan que le falta», asegura un economista reconocido del área liberal, quien trabajó. El chileno trabajó con Caputo más de diez años en Wall Street y fue socio de Damián Reidel, uno de los más influyentes sobre Milei, y próximo también a  Sturzenegger. No merece objeciones de nadie, pero es un disparo directo a las pretensiones del “Jarrón chino”.

Un bloguero sintetizó la situación afirmando «Toto le quiebra el saque a Sturze, empoderado como nunca». Con el apoyo de su primo Santiago, el ministro de Economía cuenta con sólido respaldo de su ejército de trolls, mientras que Sturzenegger sólo puede ensayar alguna respuesta esporádica y poco eficaz.

¿Hasta cuándo durará su paciencia antes de dar el portazo? ¿Está dispuesto Milei a aceptar su alejamiento? Dudas y más dudas dentro de una gestión en la que el faccionalismo destruye los escasos logros obtenidos, y mantiene intacta la sensación de precariedad constante.