• 25/02/2024 16:01

¿Qué se esconde detrás del Litio?

Jun 23, 2023

Los sucesos ocurridos en la provincia de Jujuy, entre acusaciones cruzadas por twitter y amenazas de judicialización mutuas encubre muy mal la verdadera razón que motivó el baño de sangre del pobrerío provincial. El “emperador” Gerardo Morales fue el encargado de dar la orden de largada para el inicio de una práctica que se extenderá al resto de las provincias argentinas, más allá de quién gane la elección presidencial y del signo político de los gobernadores involucrados.
La Reforma Constitucional impuesta por Gerardo Morales con el auxilio indispensable del ÇPJ jujeño y la aquiescencia tácita del Gobierno Nacional por indicación de grandes intereses económicos y geopolíticos internacionales tiene olor y sabor a litio. Un negocio que interesa explotar a todos, no importa a qué precio. Actualmente en la Argentina están en curso 38 proyectos en curso, mayoritariamente en manos de empresas extranjeras. Entre las de capitales nacionales y mixtos operan PAE y Pluspetrol, e Integra Capital, cuyo principal accionista es nada menos que José Luis Manzano.
El conglomerado del ex Ministro del Interior de Carlos Saúl Menem incluye una parte de Edenor, Metrogas, petroleras y medios de comunicación. Manzano se define como “el principal jugador privado” del mercado del “oro blanco” –tal es la denominación del litio- en Argentina. Según el último documento dirigido a eventuales inversores, Integra Capital ya concentra 243.000 hectáreas en salares en Catamarca y Jujuy. Una reciente resolución de la Corte Suprema solicitó información sobre todas las tareas de exploración y explotación que se llevan a cabo, por el gravísimo daño ambiental que podrían producir a consecuencia del sistema utilizado en la Argentina.
Según desarrolla el citado documento, “Aproximadamente en un término de entre 30 y 36 meses (según cada proyecto) a partir de la finalización de las perforaciones de pozos exploratorios se podrá comenzar la exportación del producido de las plantas piloto.”
“Las plantas de procesamiento definitivas dependerán del acceso a financiamiento de proyectos de esa escala.”-agrega. Y a continuación explica que “La destinación del litio al mercado local y a mercados de exportación dependerá del volumen y niveles de concentración del mineral que se obtengan”.
“También estamos analizando la posibilidad de ensamblar baterías dentro del país junto con ensambladores internacionales.”-concluye la compañía.
Hasta el momento, sólo dos empresas producen y exportan productos derivados del litio: carbonato y cloruro de sodio. Esos dos proyectos se encuentran en Jujuy y Catamarca. En el Salar de Olaroz (Jujuy) opera una sociedad integrada por la australiana Allkem, la japonesa Toyota Tsusho y la empresa estatal de la provincia de Jujuy, JEMSE. En el Salar del Hombre Muerto (Catamarca) lo hace la estadounidense Livent. El principal mercado de exportación es actualmente el chino.
La Argentina integra el “Triángulo del Litio”, junto con Chile y Bolivia. La voracidad de la explotación ha multiplicado las denuncias por impacto ambiental y afectación y contaminación de las reservas de agua de los salares. En el caso de la Puna, los salares son humedales y ponen en riesgo tanto la producción agrícola y ganadera de las comunidades originarias como la salud de los habitantes.
En teoría, el “oro blanco” se destinará en nuestro país a la fabricación de baterías de celulares, computadoras, autos eléctricos y almacenamiento de energía eólica. Aunque existe la sospecha de que, en el proyecto de primarización de la economía argentina que promueve JxC, terminen exportándose la materia prima sin manufacturación, dejando a las arcas estatales con apenas un 3 de los beneficios, contra alrededor del 50% que perciben Chile o Bolivia.
Integra Capital es, en la actualidad, la principal empresa del Grupo Manzano, cuya fundación se produjo dos años después de su renuncia como funcionario de Carlos Menem, e incluye un importantísimo capital accionario en empresas centrales de energía y medios de comunicación, que incluyen, entre otras, a Edenor, Metrogas, la petrolera Andes Energía (Phoenix Global Resources), la compañía eléctrica Andina PLC; y el multimedia América, Radio La Red y El Cronista Comercial.
En el rubro minería, el Grupo Manzano, a través de Integra Recursos Naturales, incluye a las compañías Integra Lithium e Integra Cobre. Integra Capital también es dueña de Minera Aguilar, principal productora de estaño, plomo y plata de Argentina; y de Minera Álamo Gordo, una compañía de exploración en uranio, según la información provista por la propia empresa.
Si bien las principales inversiones del Grupo Manzano en litio se encuentran en Catamarca, el proyecto más avanzado es el de Jujuy, en el Salar de Jama, ubicado a unos 150 kilómetros de la ciudad de San Salvador de Jujuy. Allí obtuvo permisos del Gobierno de Gerardo Morales para explorar litio en unas 14.000 hectáreas, a 40 años. El 9% del proyecto fue asignado a la empresa estatal de la provincia, Jemse, creada por el propio Morales. En esta explotación se espera extraer 20.000 toneladas anuales de litio, con un potencial de 40.000.
Las proyecciones de Integra Lithium es que la tonelada de litio cotizará entre US$ 6.000 y US$ 13.000, por lo que sólo en Jujuy, la proyección más austera arrojaría una ganancia bruta de US$ 120.000.000 anuales.
En el Salar de Jama ya se han concluido “las tareas de geoquímica y geofísica, y se estarán iniciando los trabajos de perforación de pozos exploratorios de targets en los próximos tres meses”-según anotició hace poco Integra Lithium, para lo cual resultaba indispensable una “adecuación” de la normativa vigente para posibilitarla, eliminando las controversias que pudieran generarse con los derechos adquiridos por las comunidades originarias. De ahí la importancia de la Reforma Constitucional y la decisión de sostenerla a sangre y fuego, pasando por encima de la letra y el espíritu de la Constitución Nacional.
También Integra Lithium anotició que “Otros proyectos se encuentran en etapas más tempranas de exploración, donde se están transitando los estudios de impacto ambiental previos a la realización de tareas invasivas del terreno.” La referencia es a los Salares de Catamarca, donde la empresa posee derechos mineros sobre 158.000 hectáreas, divididas en dos proyectos, Antofalla y Paso San Francisco, sobre los que también obtuvo derechos de explotación a 40 años. La empresa insignia del Grupo Manzano también se asoció con la australiana Latin Resources para explorar y explotar litio en roca en el proyecto Ancasti, sobre una superficie de 77.000 hectáreas, con un capital accionario del 50% para cada una de las empresas, con lo que Integra Lithium consiguió superar a Pluspetrol en la cantidad de hectáreas de salares asignadas.
En el caso catamarqueño, la pulseada incluye además la compañía nacional de agua de Israel, Mekorot, que firmó con provincia un acuerdo para “hacer más eficiente el manejo del agua”, a través del Ministro del Interior. Y no sólo eso, en octubre del año pasado, “Wado” de Pedro encabezó una comitiva del gobernadores del Norte Argentino, que incluyó a Junto a Gildo Insfrán (Formosa), Gerardo Zamora (Santiago del Estero), Osvaldo Jaldo (Tucumán), Ricardo Quintela (La Rioja), Raúl Jalil (Catamarca), Oscar Herrera Ahuad (Misiones), Gerardo Morales (Jujuy), Gustavo Valdés (Corrientes), Jorge Capitanich (Chaco) y Gustavo Sáenz (Salta), y tuvo como guía al embajador yanqui Marc Stanley. Allí se reunieron con representantes de compañías mineras para ofrecer el codiciado “oro blanco” y funcionarios del Departamento de Estado que han manifestado reiteradamente sus intereses estratégicos en este “mineral crítico”.
El trasfondo de los cruentos acontecimientos registrados en Jujuy es así la apropiación privada de un recurso estratégico y de alta valuación a escala internacional, y amenaza con replicarse en la provincia de Catamarca, trascendiendo los signos políticos de sus administraciones, y deben incluirse en un paquete más amplio que incluye a Vaca Muerta, la explotación petrolera en la costa atlántica y el gasoducto Néstor Kirchner. Las constantes intervenciones públicas de funcionarios norteamericanos sobre estas cuestiones revelan su importancia central en su disputa geopolítica con China, frente a lo cual la capacidad de negociación de los estados provinciales ha sido prácticamente inexistente.
Tal como le disparó en el rostro Bill Clinton a George Bush (padre)Ç en los debates presidenciales de 1992, también en la Argentina podría aplicarse la frase: “Es la economía, estúpido.” o “Es el litio, estúpido. A partir de allí cobran sentidos las acciones y reacciones que motivaron los sucesos jujeños para ocultar las razones de fondo de este escabroso tema.