• 27/02/2024 06:56

La estrategia y el nuevo comando electoral de Sergio Massa

Sep 16, 2023

Poco a poco va cobrando forma la mesa chica que asesora a Sergio Massa de cara a las elecciones generales. La reorganización formalmente se inauguró el fin de semana pasada, durante el viaje a Tucumán del candidato de UxP. Algunos de sus integrantes ya venían formando parte de su think thank y a ellos se agregaron nuevas incorporaciones, que representan a los principales espacios políticos que integran la coalición.
El encargado de definir la estrategia general es el consultor catalán Antoni Gutiérrez Rubí, quien se instaló en el búnker de Unión por la Patria (UP) y definió una originalmente una campaña en tres tramos: el primero, con las PASO como objetivo; el segundo –el actual-, apunta a mostrar la unidad del espacio y el paso de la etapa de “la campaña es la gestión” a un mix en el que las actividades proselitistas ocupan un papel más protagónico. El tercero se definirá en caso de tener que afrontarse la alternativa del ballotage.
En este segundo tramo conviven dos mesas, una chica y otra ampliada. También participarán ocasionalmente algunos dirigentes “satélites” que colaborarán en la coordinación, la logística y los lazos políticos con gobernadores e intendentes.
Una vez superada la etapa más complicada de la campaña, marcada por la necesidad de alcanzar un acuerdo con el FMI para conseguir la llegada de dólares frescos y renegociar el cumplimiento de las metas, con devaluación incluida -aunque en un porcentaje mucho menor del que pretendía el organismo-, ahora se cuenta con manos libres para afrontar la competencia electoral.
De la mesa chica de Massa forman parte sus laderos, el intendente de San Fernando, Juan Andreotti, y la titular de AySA, Malena Galmarini; Máximo Kirchner; Eduardo “Wado” de Pedro; el diputado provincial Rubén “Turco” Eslaiman; Raúl “Cabezón” Pérez, funcionario del ministerio de Economía; el Vicejefe de Gabinete, Juan Manuel Olmos; Ignacio Saavedra y Santiago García Vázquez; responsable de la comunicación estratégica del candidato presidencial.
Malena Galmarini se ha instalado en una oficina del quinto piso del Búnker que UP, y se dedicó desde el día después de las PASO a tratar de pasar la ambulancia entre los perdedores de las primarias próximos al peronismo, como Guillermo Moreno, Santiago Cúneo y Luis D’Elía. También fueron convocados precandidatos a intendentes derrotados en la compulsa, y otros dirigentes territoriales de la provincia de Buenos Aires y legisladores del interior del país.
“Alguien tiene que hablar con los caídos. Alguien los tiene que escuchar y abrazar. Esa persona es Malena”, explican en el bunker de UxP. Todos los votos suman en una elección nacional que se avizora como muy reñida. ¿El objetivo? Entrar al ballotage, para luego encarar el tercer tramo de la estrategia.
“Wado” de Pedro y Máximo Kirchner tendrán una exposición pública menor en lo que resta de la campaña, pero son los encargados de coordinar las iniciativas con Cristina. Su visibilidad acotada responde a la necesidad de seducir a los votantes que se inclinaron por Horacio Rodríguez Larreta y Juan Schiaretti en las PASO.
Eslaiman es el hombre fuerte del massismo en la provincia de Buenos Aires y desempeña un papel primordial en la implementación de la estrategia del candidato. Las consultas con Massa son permanentes, ya que es su termómetro y su instrumento de negociación en la provincia. Pérez, por su parte, es el encargado de negociar con los referentes provinciales, tanto de las provincias en las que gobierna el peronismo, como en las que es oposición. Ambos son miembros de la mesa chica del Frente Renovador y cuentan con la confianza política y personal del candidato.
Dentro de este núcleo de leales también participan Santiago García Vázquez, histórico vocero de Massa, quien se encarga ahora de la comunicación de toda la campaña junto a Gustavo Fernández Russo, su par del cristinismo y nexo con los distritos gobernados por cuadros que responden a la vicepresidenta. Con ellos colaboran Brian Giménez y Rodrigo Páez, de la órbita del massismo, y y Fabián “Conu” Rodríguez, del universo de Cristina.
Ignacio Saavedra, por su parte, cuenta con un extenso historial como lleva años al frente de la técnica, la logística y la puesta en escena de cada acto del crisinismo. Su competencia ha sido –y lo seguirá siendo en esta campaña- puramente operativa.
Otra de las figuras clave en la negociación y armado político es Juan Manuel Olmos, el principal canal de comunicación y confianza mutua entre el massismo, el albertismo y el kirchnerismo. Olmos es la clave en la negociación simultánea con la mayoría de los intendentes, los gobernadores, los funcionarios del Gobierno, los sindicatos, la iglesia católica y los movimientos sociales.
Esa mesa chica se ampliará los fines de semana, con la participación de los intendentes Juan Andreotti (San Fernando) y Federico Achaval (Pilar), el primero massista y el segundo, cristinista. Serán los encargados del diseño de los contenidos digitales que forman parte de la comunicación electoral. También participan de esta mesa ampliada Sebastián Galmarini, Director del Banco Provincia y cuñado de Massa; y Juan José Álvarez, ex intendente de Hurlingham y Jefe de campaña de Massa en las elecciones del 2013.
En la proyección nacional de la campaña de Massa tienen asignado un papel relevante los gobernadores Juan Manzur (Tucumán) y Sergio Uñac (San Juan). Juan Manzur será el encargado de la campaña en el norte grande, y Uñac se ocupará de la negociación con las cámaras empresariales. Esta es una diferencia sustancial con la campaña pre PASO, de la que no participó ningún gobernador peronista.
Con este diseño y estos nombres a cargo, Sergio Massa afrontará el desafío de las elecciones generales. Pese a los datos de la economía, hay entusiasmo y expectativas de que el plan en tres tramos pueda coronarse con la victoria electoral. Se puede palpar la diferencia con el estado de ánimo imperante antes de las PASO. Con “más peronismo” hacia adentro y moderación y experiencia de gestión hacia afuera, Sergio Massa se encamina a afrontar el desafío más relevante de su trayectoria.