• 27/05/2024 21:43

Milei arremetió contra Rosatti

Sep 19, 2023

 

Javier Milei recibió muy mal las definiciones públicas del Presidente de la Corte Suprema, Horacio Rosatti, quien en una sorpresiva aparición mediática criticó al gobierno por la emisión monetaria “descontrolada” pero también aprovechó para sentenciar que la dolarización de Milei «es incostitucional».

Visiblemente molesto, el candidato libertario publicó en su cuenta de Twitter: «No entiende (…) Solo en Argentina».

«¿Cuál es la moneda de un país? La que emite: puede ser peso o patacón o lo que sea. Si una dolarización elimina la moneda argentina es inconstitucional. Si abandono una moneda y me voy enteramente a la otra es un camino que, para mí, es inconstitucional», había argumentado Rosatti.

El Presidente de la Corte aclaró que no se trataba de una «interpretación rebuscada ni retorcida» y reconoció que «puede haber mil implementaciones de economistas sobre el tema», pero que «es la letra de la Constitución» la que señala que «hay que tener una moneda que se emita en la Argentina».

De manera desafiante, Rosatti recomendó a todos los candidatos a «leer la Constitución» y concluyó: «Yo no puedo regular el valor de la moneda de otro país. Esa fantasía hay que terminarla. Se ha planteado un debate así, maniqueo, al estilo argentino, el todo o nada. Dolarización sí, dolarización, no».

La intervención de Rosatti fue interpretada como un gesto de apoyo a Patricia Bullrich y a Juntos por el Cambio, contra quienes jamás formula crítica alguna. Milei le contestó sin nombrarlo, aunque con su característica rudeza reposteando sus afirmaciones con el cometario: «Juez de la Corte Suprema no entiende la diferencia entre atribución y obligación. Solo en Argentina», sosteniendo que el magistrado ignora su propio campo de acción: el judicial.

Hasta ahora el libertario había evitado confrontar con Comodoro Py y la Corte, a los que jamás incluyó dentro de su definición de “la casta». Con la intervención de Rosatti las cosas cambiaron de raíz. Para Milei es imposible quedarse callado.