• 27/05/2024 21:55

Es el peronismo, estupido!

Oct 23, 2023

La recuperación histórica de Sergio Massa le permitió revertir los resultados de las PASO. Con el 76,22 por ciento de las mesas escrutadas, se consagró como el postulante más votado, con casi el 37 por ciento de los votos. El candidato libertario apenas incrementó levemente sus sufragios de las PASO, por debajo del  30 por ciento y la ex Ministra de Seguridad tuvo una decepcionante performance que sólo le permitió arañar el 24 por ciento.

Muchos factores permiten explicar la levantada: las medidas adoptadas por el Ministro de Economía en beneficio de los trabajadores, de los más desprotegidos y de las Pymes; el respaldo casi unánime de los sindicatos, el compromiso explícito de gobernadores e intendentes peronistas, y la determinación de la militancia, pero también el aporte de votantes independientes o que abrevan en otros partidos políticos, que comprendieron a qué se expone la Argentina en caso de que Javier Milei obtenga la victoria

 

Las provocaciones y agresiones constantes de Javier Milei y de sus laderos, reivindicando a la Dictadura Cívico Militar, proponiendo la ruptura de relaciones con la Iglesia Católica, la venta de órganos y de niños o la posibilidad de renunciar a las obligaciones asociadas a la paternidad, o la entrega de las Malvinas; sus conceptualización de los jubilados como “viejos meados” o la promesa de eliminación de todas las políticas de discapacidad esfumaron cualquier simpatía que pudo generar antes de las PASO este recién llegado anti-casta -pero que no dudó en aliarse con Luis Barrionuevo- para convertirse en una alternativa satánica que despertó todos los miedos en quienes privilegiaron el raciocinio y el sentido común sobre los dislates y la teatralización permanente.

 

Mientras tanto, en JxC, Patricia Bullrich, nunca consiguió ir más allá de ofrecerse como alternativa para derrotar a Horacio Rodríguez Larreta en la interna del PRO. Mauricio Macri fue, sin dudas, el responsable de llevar a la coalición exactamente al punto de hacerla estallar para volverse imprescindible para Javier Milei en el ballotage y dejarle en claro a los Rodríguez Larreta de su entorno que nadie puede animarse a desafiarlo. A esto se sumó una candidata confusa, contradictoria y sin estatura presidenciable, que armó una campaña sin rumbo y tomó decisiones que siempre aparecieron como recursos de ahogado, como sucedió, por ejemplo, con las incorporaciones de Carlos Melconian o del propio alcalde porteño.

Una porción significativa de la sociedad argentina demostró que tiene en claro que la gravedad de la crisis es tal que no puede afrontarse con postulantes sin experiencia en la gestión de Estado ni con profetas fundamentalistas. De los candidatos posibles, el único con perfil de estadista probado en la gestión era el actual Ministro de Economía, que proclamó en su discurso que “La grieta se murió y empieza una nueva etapa el 10 de diciembre”, contestándole a un Javier Milei que se esforzaba por esconder su frustración, apropiándose del discurso de Patricia Bullrich que promueve “el fin del kirchnerismo” para tratar de conseguir los votos que necesita como agua en un desierto.

De este modo, mientras que Massa tendió puentes, prometió una presidencia centrada en la producción, los derechos de los trabajadores y la contención de los más perjudicados, y reiteró su propuesta de armar un gobierno de unidad, compuesto por “los mejores” de cada espacio y no un simple contubernio interpartidario, Milei agregó a sus satánicas propuestas el exterminio de la fuerza opositora, que hasta ahora sostenía quien hasta ahora era para él una “terrorista montonera” y ahora pasó a convertirse en una aliada potencial virtuosa.

Los argentinos tenemos 28 días para decidir si queremos vivir en paz y en unidad, impulsando un proyecto productivo, o si optamos por la masacre y el odio. La decisión no parece ser difícil, sobre todo cuando el candidato a UxP impugnó la lógica amigo-enemigo de Laclau, para proponer un gobierno de brazos abiertos.

Queda pendiente saber si habrá ballotage o no en la CABA, donde el candidato de UxP hizo una magnífica elección, con el 32,26 por ciento de los votos. Hasta el momento de escribir este artículo, Jorge Macri no había conseguido superar el 50 por ciento de los sufragios.

Pero no sólo es muy significativo el desempeño de UxP en las candidaturas ejecutivas, sino también en la cosecha de bancas legislativas que registra, tanto a nivel nacional como en la CABA, que le garantizan una sólida presencia institucional.

Si bien todo indica que habrá ballotage en la Nación y en la CABA, la levantada de UxP ha sido realmente contundente, sobre todo por lo inespera.

Sin dudas, este 22 de octubre ha sido un DíaPeronista. En el cumpleaños del León, festejó fue el Tigre..