• 27/05/2024 22:34

Sergio Massa en modo presidente: “Yo no tengo jefes. Mi único jefe van a ser los argentinos, los que me voten y los que no”

Oct 25, 2023

 

Alberto Lettieri

Mientras que Javier Milei suplica y da pasos en falso para tratar avanzar hacia el ballotage, y se manifiesta dispuesto a resignar todas sus propuestas de transformación a cambio de votos y apoyos económicos, Sergio Massa mantiene el tono y la postura presidencial que adoptó a partir de conocerse los resultados de las elecciones generales. En esa clave formuló terminantes declaraciones en las que enfatizó que no va a tener «jefes» si resulta electo.

El candidato de UxP fue contundente al referirse a la vicepresidenta Cristina Fernández: “Ella eligió tener un rol en su vida política más de distancia, desde mirar desde afuera de la vida pública. Me parece que es su propia decisión”. Sobre Alberto Fernández fue aún más terminante: “Será un ex presidente, al igual que (Mauricio) Macri, que Cristina, (Eduardo) Duhalde”.  Y aclaró, sobre el actual Primer mandatario, que “no creo que esté buscando cargos”.

En declaraciones a Telenoche, Massa insistió en que: “Mi gobierno va a ser el gobierno del diálogo. Lo que muchos que me criticaron durante mucho tiempo, que era mi capacidad para dialogar, esa flexibilidad para vincularme con todos los sectores creo que es lo que más necesita la Argentina en este tiempo”.

E inmediatamente remató asumiendo su protagonismo sobre la campaña y lo que vendrá. “La campaña fue mía y el Gobierno también va a ser mío. El Presidente soy yo”.

Y, por si quedara alguna duda, sentenció: “Los que me conocen, saben que yo no tengo jefes. Mi único jefe van a ser los argentinos, los que me voten y los que no”.

También Massa se refirió al legado que pretende dejar tras su paso por la presidencia. “Un país con mayor cantidad de trabajadores formales, con mejor distribución del ingreso, porque venimos muy mal; con el doble de exportaciones argentinas de las que tenemos hoy, porque la venta de trabajo argentino en el mundo y el precio de las exportaciones son el desafío”.

Otros de sus objetivos serían construir “un país más federal” y la creación de un FBI argentino que se ocupe de investigar delitos de corrupción, de trata de personas y narcotráfico, que cuya agencia estará instalada en Rosario en el edificio de Central Córdoba.

En esa línea de acción  propuso un “cambio en el control de funcionamiento de excarcelaciones, liberaciones de presos para que la Policía detenga y la Justicia libere”.

En términos económicos destacó la importancia de “tener un programa de acuerdos de precios para que podamos cuidar el bolsillo de los argentinos”.

E insistió con su planteo de “convocar a los que creo que son los mejores o a los que la sociedad valora así. Hay radicales, sectores peronistas en el PRO, hay empresarios que van a estar en mi Gobierno, del mundo del trabajo”.

Por último, no faltó la crítica a Javier Milei por “proponerles cosas imposibles a la gente”, y reiteró que “es un error hablar de dolarización sin tener la autorización de los dueños de los dólares”, por ejemplo.

En La Libertad Avanza “Hay una precariedad en términos de equipo, de anclaje político”, y les adjudicó “una mirada inhumana, desaprensiva respecto de la sociedad”. Y justificó: “No es lo mismo que un jubilado pague el boleto del tren $1100 que $70”.

Sergio Massa, en modo presidencial, salió a fijar posiciones y aclarar dudas. Y dejó muy en claro, por si hiciera falta, que él no es Alberto.