• 10/07/2024 02:54

El arte de conspirar

Ene 19, 2024

 

La mentira y el engaño son dos características asociadas a Javier Milei, aún mucho antes de acceder a la presidencia argentina. Quizá en su particular esquema mental no los vea como tales, ya que las contradicciones y la irracionalidad parecen ser la norma. Un nuevo capítulo de esta trama conspirativa empezó a escribirse por estos días, cuando apareció en público un pretendido Comité Empresarial que respalda al DNU y la Ley Ómnibus, y que salió a oponerse al paro dispuesto por la CGT para este 24 de enero.

Tanto el gobierno como los trabajadores se juegan demasiado con este paro. Si fracasa la medida, Milei tendrá bandera verde para implementar su programa de destrucción de la economía argentina y de concentración sin límites del capital, con consecuencias sociales catastróficas. Si, en cambio, es exitosa, pondrá un límite muy concreto al programa de Caputo y asociados que el presidente compró llave en mano, y a Milei no le quedará otra opción más que cambiar la botonera o dar un paso al costado. En efecto, difícilmente la oposición “dialoguista” se anime a votar el DNU y la “Ley ómnibus”, aún con las “sugerencias” que el gobierno decidió incorporarle –ya que, sabemos, no negocia…-, ante la evidencia de un malestar social masivo.

En este contexto, la alquimia oficialista “inventó” la PEP. A través de un comunicado oficial, la Casa Rosada agradeció el respaldo de la «Agrupación de pymes, emprendedores y productores para el crecimiento argentino». Sin embargo, se trata de una entidad fantasma, inexistente hasta ahora, y cuya página web fue creada por estos días. Su discurso reproduce los argumentos del gobierno para tratar de justificar lo injustificable: que su proyecto es beneficioso para el universo de pequeñas y medianas empresas y sus trabajadores. Ante la imposibilidad de conseguir el apoyo de ninguna organización oficial, el gobierno parece haber optado por crear una a su medida. Aunque no figure en ningún registro oficial.

Este engendro adoptó el nombre de «Agrupación de pymes, emprendedores y productores para el crecimiento argentino», aunque su sigla sea PEP. Este sábado fue mencionada en la cuenta de la vocería gubernamental, ,desde donde se anunció que «más de 2000 pymes, emprendedores y productores» defendieron tanto el DNU como la “Ley ómnibus”, consignando además que «Desde el comité del PEP hicieron hincapié en que las reformas brindarán un marco regulatorio más flexible y adaptado a las necesidades de los sectores productivos», y «remarcaron que el DNU ordenará los costos laborales para las pymes, permitiendo así la creación de empleo privado de calidad».

Las PyMes son, justamente, uno de los sectores más perjudicados por las políticas del gobierno actual. Por esta razón, el comunicado de PEP fue retuiteado en las cuentas de Manuel Adorni y Javier Lanari, voceros de prensa y del ejército de ¿trolls? que suele retuitear a Milei, acompañado de desproporcionados elogios.

Este domingo, PEP difundió una segunda comunicación, en la que se convoca a «un cacerolazo» contra paro general que organizó la CGT, en el mismo día y hora de la movida sindical. Una vez más, el ejército fantasma de trolls e influencers oficialistas la difundió a tambor batiente.

Para no dejar lugar a dudas, este lunes la PEP se presentará en el Congreso de la Nación, invitada . por el propio Gobierno para que sea uno de los representantes del sector PyMEs que expondrá en el Plenario de Comisiones que estudia la Ley Ómnibus.

La cuenta de Twitter de PEP fue generada el sábado y su página web se inserta en un dominio creado en enero del 2024. De los pretendidos 2000 empresarios que la componen, sólo se han conocido dos, y de dudosa fama: Gustavo Lazzari, hijo de Lita de Lazzari –quien fue conocida como instrumento publicitario de Domingo Cavallo en los 90s-, un injuriador serial en los medios y redes que maneja una fábrica de chacinados, un empresario ultraliberal que, además de manejar una fábrica de chacinados. El otro es Rodolfo Llanos, quien preside otra agrupación similar a la PEP, -la Unión Emprendedores República Argentina-, quien fue el encargado de salir en los medios para promover una «contraacción» contra la medida de la cúpula obrera del 24 de enero.  «Es un cacerolazo para que todo el pueblo argentino le haga entender a la CGT que se terminaron los negocios». Muy optimista, aunque sin fundamento alguno, aseguró que, de aprobarse el Mega DNU y la “Ley ómnibus”, “en el término de tres meses va a haber un millón de empleados registrados”.

Para formar parte de la PEP basta con llenar un formulario web que automáticamente confirma la membresía. Otro caso de ciencia ficción pochoclera a la que tan afecto es Javier Milei. Pero no es para descalificarla: le alcanzó y le sobró para llegar a la presidencia. Lo cual dice mucho del presidente y, mucho más, de quienes lo votaron.