• 22/04/2024 18:33

Axel se le planta a Milei. Fuego contra fuego

Mar 9, 2024

La historia conduce a los seres humanos y a las sociedades por caminos que escapan a sus voluntades y a su raciocinio. Queda claro que, en términos de racionalidad política, al Axel Kicillof no le conviene subirse al ring como principal opositor de Javier Milei y su gobierno, a menos de tres meses de haber asumido su segundo período como gobernador bonaerense.

En un país unitario, con una desproporcionada concentración de recursos en manos del poder central, en el que las transferencias a las provincias dependen de la voluntad del Ejecutivo Nacional, salir a dar la batalla equivale a un suicidio político.

Pero, por otra parte, su condición de opositor y gobernador de la primera provincia argentina no le dejan otra salida. El gobierno de Milei le pisa el envío de recursos, las políticas económicas que dispararon los precios de los transportes, tarifas, educación y salud privada, alimentos, alquileres y todo lo que pueda imaginarse, acompasado con una destrucción sistemática de empleos (sobre todo informales) y un aniquilamiento de la capacidad de compra de salarios y planes sociales (muchos de ellos eliminados), han convertido a la provincia de Buenos Aires en la principal víctima de las deshumanizadas políticas de saqueo del oficialismo.

Mientras que Cristina puede darse el lujo de presentarse como contemporizadora con el Presidente, para tratar de suavizar el impacto de la motosierra y la licuadora sobre la sociedad argentina, previendo que los primeros resortes que saltarán serán los gobernadores antes que el Gobierno nacional, Axel no tiene más remedio que salir a marcar la cancha.

Por esta razón no sólo anunció que no participará del contubernio del Pacto de Mayo, sino que en su Apertura de Sesiones, anunció las bases de su propia propuesta de Pacto de Gobierno a nivel nacional, que no es sino la contracara del decálogo de Milei.

El planteo de Axel se centra en siete puntos: 1) «La inmediata reactivación de la obra pública, frenada caprichosamente y que afecta a los 135 municipios de la Provincia; 2) «El respeto por el federalismo y la inmediata reposición de los fondos vengativamente quitados a las provincias argentinas»; 3) «La devolución de los Fondos del Fonid, para los salarios docentes, de los fondos para universidades y para el transporte; 4) «La urgente distribución de los recursos destinados a los comedores escolares y a los medicamentos»; 5) «La derogación del DNU ilegal e inconstitucional según todos los especialistas, de todas las vertientes»; 6) «El firme rechazo al delirante proyecto de dolarización», que debilitaría la soberanía monetaria, multiplicaría la desigualdad y favorecería solamente al narcotráfico»; y 7) «El dragado del Canal Magdalena. Lo que significa el respeto y la defensa irrestricta de nuestra Patria y nuestra historia con el firme reclamo de soberanía de nuestras Islas Malvinas»

Axel concluyó su alocución enfatizando que “Nuestro pacto es con el Pueblo, nuestro pacto es con la Patria y nunca lo vamos a traicionar. No queremos ser Irlanda, queremos ser Argentina”.

Basándose en la empatía, la defensa de la soberanía nacional, la inclusión social, la movilidad social ascendente y la defensa de la producción, Axel presentó su propia propuesta de Pacto Social y Político. ¿Tendrá alguna chance de viabilizarla?

Por lo pronto, este viernes los gobernadores fueron convocados a una reunión por las autoridades nacionales, en las que se los continuará chantajeando, tal como es característico en la gestión Milei.

¿Serán tan ingenuos o cobardes como para agachar la cabeza, a sabiendas de que con este gobierno no se negocia, y que tampoco cumple con los compromisos que adopta y que significan algún beneficio para las mayorías sociales?

¿O, por el contrario, lo que parece ser una acción quijotesca de Axel podrá ir tomando vuelo para convertirse en el punto de partida para evitar el saqueo, la disolución y la entrega de nuestra patria a los grandes intereses corporativos ante los que el gobierno nacional se arrodilla?.