• 07/07/2024 23:24

Cristina aplastó a Milei. «Ay Presidente… admita, firmó, cobró y lo pescaron»

Mar 10, 2024

 

El escándalo que generó el aumento autoasignado por Javier Milei de más del 50% para sí mismo, la vicepresidenta, los ministros y los secretarios de Estado, generó una grave crisis en la cúpula del gobierno, sobre todo porque el salariazo se conoció dos días después de que Milei anulara el aumento definido por Villarruel y Martín Menem para los legisladores, violando la autonomía constitucional de los poderes.
Recurriendo como siempre al engaño y a sembrar la confusión, Milei adjudicó la responsabilidad de su aumento de 4 a 6 millones de pesos a Cristina Fernández. «Me acaban de informar que producto de un decreto firmado por la ex presidenta Cristina Kirchner en el año 2010, que establecía que los cargos políticos siempre debían cobrar más que los empleados de la administración pública, se otorgó un aumento automático a la planta política de este gobierno. Cada día que pasa encontramos una nueva norma que favorecía a los políticos y perjudicaba a los argentinos. Con nosotros los perjudicados van a ser los políticos. Obviamente vamos a derogar ese decreto y retrotraer cualquier aumento que la planta política haya percibido. En un momento de crisis como el actual en el que la sociedad argentina está realizando un esfuerzo heroico los políticos tienen que ser los primeros en poner el hombro. Se acabó la joda de la política. VLLC!» posteó Milei en X.
Pero la mentira tiene patas cortas, ya que el aumento fue dispuesto por un Decreto firmado por el propio Milei, Posse y Pettovello, con fecha 29 de febrero y publicado en el Boletín Oficial.
Al enterarse Cristina, respondió: «¿Me echa la culpa a mi? Lo hacía más valiente, más casta no se consigue».
«Ay Presidente… usted quiere pelearse conmigo para que no hablemos del decreto que firmó dándose un aumento del 48% a usted y a sus funcionarios mientras pulveriza las jubilaciones y los salarios de los argentinos… y de las argentinas también. Admita que firmó, cobró y lo pescaron», lo liquidó Cristina.
La ex presidenta insistió: «Lo hacía más valiente Presidente. Resulta que se descubre que usted y sus funcionarios se aumentaron el sueldo un 48% ¿y no se le ocurre mejor excusa que echarme la culpa a mí, por un decreto que firmé hace 14 años? Mejor ni le digo a quién me hace acordar, con esto de echarle la culpa a una mujer. Más casta y menos original no se consigue», le respondió en su cuenta de X, en obvia alusión a Alberto Fernández.
Milei respondió a su vez, pero desviando el tema, ya que había quedado con los dedos pegados, tratando de irse por las ramas. «Señora @cfkargentina, para hablar de valentía primero tiene que nombrar a la gente que critica y después desbloquearme en Twitter. Además, podría empezar también por hacerse cargo una vez de que usted es la responsable directa de la gestión 2019-2023, es decir, del peor gobierno de la historia argentina, al haber puesto al presidente Alberto Fernández y haberlo acompañado en la vicepresidencia durante los cuatro años logrando tan mal resultado para todos los argentinos que ni siquiera pudo presentarse a la reelección. Saluda a usted muy atentamente, JM».
Cristina no se calló, sino que hizo saltar a la luz la habitual falacia discursiva que caracteriza al presidente: «Ay Presidente… usted quiere pelearse conmigo para que no hablemos del decreto que firmó dándose un aumento del 48% a usted y a sus funcionarios mientras pulveriza las jubilaciones y los salarios de los argentinos… y de las argentinas también. Admita que firmó, cobró y lo pescaron. Mire acá le reproduzco los dos decretos que firmó junto a su amiga y ministra de Desarrollo Social y su Jefe de Gabinete, porque… quiero pensar que usted lee lo que firma, no? En el de enero no incluyó expresamente a las autoridades, y en el de febrero se incluyó usted y sus funcionarios. Como verá el decreto que yo firmé hace 14 años no tiene nada que ver. Saludos cordiales a usted y a su gabinete».
Del cruce surgen dos problemas muy graves. O bien Milei desconoce el contenido de una norma legal que firma y es de cumplimiento obligatorio; o bien no lo desconoce, y por eso fue firmado el 28 de febrero, para impactar en los salarios de ese mes, por lo que ya habría cobrado su nueva asignación. En síntesis, Milei cobró, exigió austeridad e impuso ajustes durísimos a asalariados, jubilados, beneficiarios de planes sociales y legisladores, y sólo salió a dar respuestas cuando la situación tomó estado público y lo dejó pésimamente parado. Ya que es el único ingreso declarado por Milei, no puede argumentar desconocimiento sobre su cobro.
Las mentiras de Milei comienzan a evidenciarse a la luz pública. Era hora.